Historia del Museo de Arqueología y Etnología

En 1875 se creó el museo de la Sociedad Económica de Amigos del País, primero al que se le pudo considerar de carácter nacional por corresponder a la época independiente, se inauguró el 7 de enero de 1866 con la presencia de funcionarios de gobierno y representantes de la iglesia.  (Luján L. y S Mérida, 1955). El museo funcionó en la entrada principal del edificio de la Sociedad Económica de Amigos del País hasta 1881, cuando ésta fue suprimida por decreto gubernativo, sus colecciones pasaron a formar parte del Museo de Historia Natural de la Universidad de San Carlos (Lujan Muñoz, L, 1971). Para ese entonces el museo era de índole general e incluyó no sólo objetos arqueológicos y etnológicos, sino también mineralogía y otros. En 1871, el gobierno emitió un decreto para la creación de un museo nacional, siendo éste realmente el principio del Museo Nacional de Guatemala que funcionó hasta los años de 1917-1918, cuando lo destruyó un terremoto. La emisión de un decreto con fecha de 14 de julio de 1922 le dio forma legal. Este decreto amplió las actividades del museo y por su medio se oficializaron las áreas correspondientes a  la arqueología, la linguistica y arte antiguo (Rubin de la Bordolla, D.F. y H. Cerezo D. 1953).

 

En ese momento se hizo conciencia de su necesidad en el país y como consecuencia, en 1931 tuvo su origen el actual Museo nacional de Arqueología y Etnología ubicado en la antigua iglesia de El Calvario, en la ciudad capital (Luján Muñoz, L. 1971). El Museo nacional se trasladó al Parque la Aurora y se inauguró en el salón principal en junio de 1931. Entre sus colecciones se encontraban diversos objetos arqueológicos provenientes de varios sitios del país, algunos de ellos producto de excavaciones controladas realizadas por proyectos extranjeros.

 

Debido a problemas de remodelación del salón donde estaban ubicadas las instalaciones, en 1947 se trasladó al lugar que actualmente ocupa en el Edificio No 5, Finca la Aurora, zona 13. Las instalaciones fueron arregladas, y se abrió al público en septiembre de 1948.

 

En 1937 se inició la formación de la valiosa colección etnológica con las primeras donaciones que hicieron jefaturas e intendencias Municipales y Departamentales y por compras que realizó el museo.  Funcionó con varias salas de exhibición hasta 1972, cuando fue necesario cerrarlo al público debido a problemas estructurales del edificio, el cual se reforzó y acondicionó para darle seguridad. Se aprovechó para remodelar su interior y realizar un montaje museográfico que presentara mejor las exhibiciones. Se reabrió al público en 1977, aunque el montaje total se concluyó hasta 1980. Con el terremoto del 4 de febrero se 1976 las colecciones de arqueología y etnología no sufrieron daños.

 

En el año 2001 se impulsa una nueva reestructuración del museo, impulsada por la dirección del museo y un grupo de profesionales de diversas disciplinas, en ésta se incluyen proyectos como la habilitación de la Biblioteca, la Fototeca y la Videoteca del museo y las áreas de educación, la relación con la comunidad, la administración, las instalaciones y la museología (conservación, restauración, registro).

 

Esta remodelación concluye en 2007 con la creación del registro de buena parte de la colección y la creación de la sala de clásicos, donde se exhiben los objetos arqueológicos más representativos del Museo, así como una muestra de textiles contemporáneos

Pieza del Mes