PERIODO POSCLÁSICO

  • Tradicionalmente el Posclásico se caracterizó por los importantes cambios culturales atribuidos a la acción de fuertes influencias mexicanas y se dividió en Temprano, del 900 al 1,250 d.C. y Tardío de 1,250 a 1,524 d.C.

    Debido a los trabajos arqueológicos efectuados recientemente en el altiplano, este período se concibe más bien como una etapa de continuidad y cambio. En la actualidad también se concibe la división del Epiclásico, período correspondiente al momento de transición entre el Clásico y el Postclásico, del 850 al 1,100 d.C.

    Síguenos

    EL PERÍODO POSTCLÁSICO EN EL ALTIPLANO

    En el altiplano de Guatemala no fue evidente el fenómeno de disminución de la población característico de las Tierras Bajas mayas durante el período Postclásico. Por el contrario, la región se mantuvo densamente poblada como lo comprobaron los españoles cuando llegaron en 1,524.

    a chalkboard

    Para el período Epiclásico la cerámica utilitaria fue idéntica a la manufacturada en la época anterior, pero también se elaboraron nuevos tipos rituales y funerarios. Los más importantes fueron el plomizo Tohil y otros importados de México. El primero se presentó en vasos con formas antropomorfas, zoomorfas y representaciones de divinidades como Tlaloc. Entre los importados están los incensarios trípodes estilo mixteca y los vasos trípodes con pedestal de tipo anaranjado fino. También se utilizaron cuencos incisos trípodes rojos sobre cremas, cuencos pulidos rojo-anaranjados, con soportes modelados antropomorfos o zoomorfos y platos y vasos decorados con pintura negativa.

    La escultura realizada en piedra incluyó piezas talladas con espiga y estelas con decoraciones en bajo relieve. El material lítico fue el acostumbrado, hachas de serpentina, piedras de moler, manos de piedra volcánica y artefactos de obsidiana. Los cambios más notables se demostraron en las costumbres funerarias que presentan la aparición de nuevas creencias religiosas, posiblemente introducidas por pequeños grupos de origen mexicano. Con frecuencia tumbas del período Clásico fueron profanadas, luego rellenadas u ocupadas nuevamente, en ellas se encontraron algunos objetos de metal, importados. La forma de inhumación más corriente consistió en sentar el cadáver directamente sobre el suelo.

    Durante el Postclásico, como consecuencia de un cambio de linajes gobernantes en contexto de fuerte crecimiento demográfico, se instaló progresivamente un nuevo sistema político-religioso. Los centros cívico-ceremoniales se desplazaron hacia laderas o puntos elevados, en posición defensiva, pero sobre todo cerca de buenas tierras agrícolas, de fuentes de agua y vías comerciales.

    La disposición ortogonal de los edificios se cambió por el nuevo esquema de planificación poligonal, por medio del cual todos los monumentos se organizaron alrededor de una plaza, respetando la configuración geográfica del lugar. De esta manera, los dirigentes controlaron el territorio que dominaban. Cada plaza, sede del poder político y religioso de un linaje noble o de varios grupos de linajes, incluyó una pirámide con una o varias escalinatas limitadas por alfardas de talud, coronada por un templo simple o doble. También, tenían uno o varios altares pequeños y dos largas plataformas que sostenían, cada una de ellas, un cuarto único con varias entradas y algunas veces con columnas. Estas estructuras se conocen como casas largas y la casa del consejo.

    Otros elementos característicos son los patios en palangana, destinados al juego de pelota, el uso de estuco para el revestimiento de los monumentos y plazas, el cual se renovaba cada vez que cambiaba el dirigente de la ciudad. Los tipos cerámicos del Epiclásico perduraron hasta el Postclásico y las nuevas variantes fueron las ollas Fortaleza blanco sobre rojo y Chinautla polícromo, negro y rojo sobre blanco, estas últimas con motivos de serpientes estilizadas. La utilización de sellos fue muy utilizada y los incensarios tuvieron varias formas y se elaboró una cerámica micácea muy variada.

    Tomado de "El Período Postclásico en el Altiplano". Marie-France Fauvet-Berthelot. Piezas Maestras Mayas. Galería Guatemala III. Fundación G&T Continental. 1996.

    EL PERÍODO POSTCLÁSICO EN LAS TIERRAS BAJAS

    Hasta hace poco, Petén se consideró deshabitado durante los siglos que siguieron al colapso maya. De acuerdo con la tradición oral de Yucatán, se creyó que hasta el Postclásico Tardío llegaron las migraciones del Norte y se reestablecieron las poblaciones en aquel lugar. Muchos estudiosos explicaban con la última migración maya itzá, la existencia de la entidad política itzá que los españoles encontraron en el centro del Petén en 1,525.

    a chalkboard

    Sin embargo, investigaciones arqueológicas y bibliográficas recientes indican que el período Postclásico en Petén debe considerarse como un intervalo dinámico de la prehistoria maya. Los estudios efectuados sugieren varias conclusiones respecto a los aspectos culturales y demográficos de este período. Primero, una considerable continuidad en la presencia de arquitectura, artefactos y población en el centro de Petén y un período prolongado de regionalización y cambio sociopolítico en la transición del Clásico al Postclásico.

    Durante el Clásico Terminal y el Postclásico hubo una declinación de construcciones arquitectónicas, en comparación con el auge constructivo del Clásico. La localización de los asentamientos en áreas lacustres manifestó una marcada transformación del período Clásico al Postclásico. Comunidades Postclásicas, pequeñas y densamente pobladas, se establecieron en áreas con cualidades defensivas naturales y fisiográficamente circunscritas, tales como islas o penínsulas. La ubicación de sitios en lugares fácilmente defendibles sugiere que el conflicto fue una de las característica clave del ambiente político y de la naturaleza de la guerra había cambiado durante los últimos sitios del Clásico.

    La disposición y forma de las estructuras Postclásicas en el centro de Petén fueron distintas a las del período anterior. Usualmente consistieron en una plataforma baja, de planta cuadrada y otras veces de cuerpo rectangular que sirvió de base a una superestructura de mampostería o material perecedero.

    Los grupos cerámicos del período Postclásico definidos para petén y regiones adyacentes compartieron formas y patrones decorativos semejantes. Incensarios antropomorfos del período Postclásico Tardío, idénticos a los producidos en el sitio yucateco de Mayapán, se han encontrado en Petén, pero trabajados con diferentes pastas locales. Aunque los artefactos sean comunes y evidencien las características del Postclásico, la constante presencia en el período Clásico y Postclásico de bienes exóticos tales como piedras de moler, jade y obsidiana, da testimonio que el centro de Petén mantuvo una participación activa en el comercio interregional. El dominio de la fuente de obsidiana, Ixtepeque, parece ser que dio como resultado un realineamiento de las actividades y motivaciones mercantiles en este período.

    Tomado de "El Período Postclásico en las Tierras Bajas". Don S. Rice. Piezas Maestras Mayas. Galería Guatemala III. Fundación G&T Continental.1996



    ORGANIZACIÓN SOCIAL

    La organización social estaba dividida en tres categorías: nobles, vasallos y esclavos. Jerárquicamente, antes que los guerreros estaban los Señores o Nobles y sólo a estos personajes se les permitía usar elaborados trajes y tener el derecho al juego de la pelota, así como a comerciar, por lo que los comerciantes que también desempeñaron un papel de importancia, pertenecían a la clase social más elevada de la comunidad.
    a chalkboard

    Las características comunes para todos los sitios tardíos posiblemente sea la secularización, cuando finalizó el dominio de la clase sacerdotal. La mayor parte de poblados del altiplano muestran una ubicación similar, preferentemente concentrados en las partes altas de los cerros, imprimiéndoles un sello defensivo por estar rodeados de profundos barrancos. Esta situación era ventajosa para los pobladores pues podían controlar cualquier ataque enemigo desde sus fortalezas en la cima de los cerros, situación que conllevó la consolidación del militarismo y la clase social de los guerreros, que tuvo gran importancia en la vida de los pueblos de esta época.

    Con una cultura heredada de los antepasados, así como algunos rasgos foráneos, dos pueblos del altiplano, Los Quichés y los Cakchiqueles, sociedades con territorio propio, un gobierno establecido con normas y leyes, asó como un idioma de tronco común, se convirtieron en estados. Aparte de los Cakchiqueles, los demás señoríos del altiplano central fueron sometidos por medio de la guerra al Estado Quiché, quien amplió sus dominios hasta la región de la costa sur del país, en busca de cacao y productos marinos.

    La actitud de guerra de estas sociedades de alguna manera los unió culturalmente, pero por otra parte fragmentó el poder político, como lo fue la separación de los Cakchiqueles de los Quichés hacia el año 1463. Esta situación de sometimiento forzado, por una parte y fragmentación por otra, fue el panorama prevaleciente a la llegada de los conquistadores españoles en 1524. Siendo así, los españoles al mando de Pedro de Alvarado conquistaron e incendiaron Gumarcaah en abril de 1524 y posteriormente dominaron las otras ciudades importantes de los altiplanos. Iximché fue escogida por Alvarado para ser la primera capital de Guatemala, pero ésta fue posteriormente quemada y demolida en 7 de febrero de 1526 por orden del mismo Alvarado.

    A principios del Siglo XVI, las huestes españolas encontraron señoríos y estado incipientes, gobernados por un rey, miembro de los cuatro linajes dominantes en la corte. Los principales eran entonces: Quichés, Cakchiqueles, Tzutuhiles, Mames Kekchís, Pocomchís, Pokomames, Achís, Pipiles, Xincas y Chortís.

    Por otra parte, Tayasal, junto al lago Petén Itzá, se considera que fue el mayor centro de la época en esta zona. Este lugar fue visitado por Hernán Cortés en 1525 cuando realizaba un viaje entre México y Honduras, pero no conquistó la región ya que fue recibido amistosamente por Canek, Rey de los Itzaes. A nivel arqueológico esta diferencia de fechas indica que el período postclásico no termina al mismo tiempo en las distintas regiones del país y que la ocupación prehispánica en Tierras Bajas y Tierras Altas estuvo sujeta a procesos distintos.

    Juan Antonio Valdés



    RELACIONES ENTRE SITIOS E INTERCAMBIO CULTURAL

    El inicio de este período está caracterizado por fuertes cambios sociopolíticos sucedidos como efecto del fenómeno de desintegración política al final del Período Clásico, así como de frecuentes migraciones de personas en dirección a lugares que tuvieran agua cercana.

    religion

    En el altiplano central se abandonaron ciudades como Kaminaljuyu, pero en el altiplano norte continuó la ocupación en poblados de la región de El Quiché y Huehuetenango. Evidencias de frecuentes migraciones por la cuenca del Río Chixoy, en El Quiché, se han descubiertos a partir de los años 1,000/1,100 d.C. demostrando la llegada de pobladores no locales a la región, que tuvieron suficiente dominio para imponer un conjunto de prácticas religiosas y mortuorias distintas a las que se habían dado con anterioridad.

    Según está indicado en el Popol Vuh, texto escrito por los Maya-Quichés y en los Anales de los Cakchiqueles, escrito por los Mayas-Cakchiqueles, los habitantes de las tierras Atlas relatan que ellos provenían del este, donde se encontraba la ciudad sagrada de Tula o Tollan. En estos mismos textos, los emigrantes mencionan el nombre de cerros y lugares geográficos por donde caminaron durante su travesía, los mismos que han podido ser identificados actualmente en la región del Río Chixoy y El Quiché, lográndose así determinar con mayor certeza la ruta empleada por estas migraciones, hasta llegar a fundar Gumarcaah.

    A partir del estudio conjunto de las fuentes indígenas y las excavaciones arqueológicas, se ha comprobado que los emigrantes mencionados pasaron de tierras peteneras de la zona del Río La Pasión hacia el sur, atravesaron la región de la Verapaz por diferentes caminos, siendo el Chixoy y el altiplano de Alta Verapaz los más seguros. En todo caso, ambas rutas parecen haber coincidido en el sitio de los Encuentros, donde asentaron su residencia.

    Se sabe que los poblados estuvieron ocupados pocos siglos, mientras continuaban su peregrinaje por el río Chixoy, fundando pueblos como los Encuentros, Chirramos, Chitomax y Cauinal, que es un conjunto ceremonial rodeado de zonas de habitación y grupos compuestos por pirámides-templo, casas de consejo, altares y juego de pelota, por lo que se le considera como el centro más importante de la cuenca del río en este tiempo.

    Años más tarde continuaron su viaje hacia el occidente con dirección al Quiché, hasta llegar a fundar Gumarcaah o Utatlán, alrededor del año 1433, convirtiéndose en la capital de los maya Quichés y actualmente localizada en las cercanías de la ciudad de Santa Cruz del Quiché. Debido a desavenencias y problemas internos, un grupo de personas abandonó Gumarcaah y se dirigió hacia el sur para ir a fundar la ciudad de Iximché aproximadamente en 1470, en un bello paraje entre las montañas y bosques de coníferas rodeados por barrancos, que se convirtió en la capital de los Cakchiqueles.

    Ambos grupos fueron expansionistas, pero los Quichés lo fueron en mayor escala, causando ello problemas al grupo Tzutuhil, ubicado en su capital Chiutinamit al sureste del lago de Atitlán. Por otra parte, los vecinos occidentales de los Quichés fueron los Mames, en Huehuetenango, que tuvieron a Zaculeu como su capital; mientras que los grupos Kekchí, Pocomchí y Achí se encontraban hacia el este en territorio de las Verapaces. Otros Sitios importantes de esta época fueron Chinautla y Mixco Viejo, ambos con una larga tradición alfarera en el altiplano central.

    Juan Antonio Valdés

    <

    ARQUITECTURA

    Su arquitectura se ajustó a los cánones generales de las Tierras Altas, compartiendo los mismos rasgos, aún en sitios tan lejanos como Cahyup y Chuitinamit en Rabinal: templos gemelos con escalinatas dobles, pirámides-templo, juegos de pelota cerrados, estructuras largas llamadas "Casas del Consejo" y altares en las plazas. En el caso de Gumarcaah e Iximché también se encuentran los elementos mencionados, pero aparecen palacios con columnas, que cuentan al mismo tiempo con numerosos cuartos, patios y pasillos internos. Estas ciudades tuvieron calles muy estrechas posiblemente para mantener control sobre los transeúntes.

    a chalkboard

    Los cerros fueron acondicionados para dar cabida a plazas y barrios, pero debido a la particularidad de cada sitio, se observa que las construcciones se amoldaron a la configuración particular marcada por la naturaleza. Las estructuras fueron realizadas con piedra local, siendo por lo general lajas de piedra micácea o de materiales locales. Muestras de muros de adobe también han sido encontradas en edificios, los que estuvieron recubiertos con estuco y pintados con colores rojo, azul, negro, amarillo y verde.

    Restos de pintura mural aparecieron al excavar los edificios principales de Gumarcaah e Iximché, que se encontraban decorando las fachadas. Estos murales policromos fueron ejecutados en colores rojo, verde, amarillo y negro, notándose en algunos casos representaciones de personajes relacionados con el dios del sol. Estos murales tienen reminiscencias de la cultura Mixteca, pero también tienen rasgos en común con sitios que florecieron en el Postclásico Tardío. Lamentablemente estos restos de pintura se han ido perdiendo con el paso del tiempo.

    En el caso de las tierras bajas, la situación fue diferente ya que no se dio la fundación de nuevas ciudades mayores. Durante este período se observan algunos rasgos culturales no locales, traídos desde la península de Yucatán por emigrantes, procedentes de Chichén Itzá y posteriormente de Mayapán. Estos se acompañaron de sus creencias religiosas, que se fundieron con las locales, persistiendo aún el culto a las estelas, aunque en grado muy bajo.

    Son varios los sitios importantes para esta época en el centro del Petén: Tayasal, capital de los Itzaes que tuvo una larga ocupación hasta 1697; las islas de Topoxté, Canté y Paxté en el lago Yaxhá; Sacpetén y otros núcleos poblacionales en los lagos Macanché y Salpetén. La arquitectura evidencia rasgos similares al estilo de Mayapán, sobre todo en los estilos de Topoxté y Paxté. Topoxté fue sin duda uno de los centros más importantes del área, ya que además de su arquitectura característica, las investigaciones efectuadas demuestran una utilería ceremonial consistente en incensarios con efigies y vasijas con engobes rojos y decoraciones bícromas.

    Juan Antonio Valdés



    PATRONES FUNERARIOS, RELIGIÓN Y CREENCIAS

    Las excavaciones arqueológicas han permitido descubrir ricas tumbas de personas nobles, que fueron sepultados con objetos de metal en su ofrenda funeraria.

    a chalkboard

    En un enterramiento encontrado en Iximché se hallaron objetos de oro, incluyendo una diadema puesta sobre la cabeza de un individuo, un collar de pequeñas cabezas de jaguar, así como pelotitas circulares de oro en el pecho del mismo personaje. Objetos de este mismo material también fueron encontrados durante las exacciones de Gumarcaah, incluyendo collares con cuentas de oro, anillos, campanas y otros; mientras que en Mixco Viejo se localizaron un hacha de cobre y un collar de pequeñas campanillas de oro.

    Una de las deidades más frecuentemente representada en incensarios fue Ek Chuah, el dios negro del comercio, descubiertos en Iximché, Chixoy y otros sitios. Asimismo, se sabe que rendían culto a sus muertos, los cuerpos de los personajes importantes eran incinerados y sus cenizas puestas en urnas de cerámica decorada del tipo Chinautla policromo, rodeadas de ofrendas que eran enterradas al pie de las pirámides principales.

    La religión y el cosmos ocuparon siempre un amplio espacio de la vida de los mayas, lo que continuó manifestándose a través del tiempo, tal y como puede notarse en varios códices pintados que fueron hechos sobre la corteza del árbol de Amatle. Los tres códices que han sobrevivido hasta nuestros días se conocen con los nombres de Dresden, Madrid y París, por encontrarse en esas ciudades europeas y se considera que fueron hechos durante el fin del Período Clásico o inicios del Período Postclásico. En ellos se observan pinturas de seres humanos y mitológicos acompañados de glifos, relacionados especialmente con prácticas religiosas, siendo esto la continuación de una larga y antigua tradición que perdurara a través del tiempo.

    Juan Antonio Valdés



    LAS FUENTES ETNOHISTÓRICAS

    La reconstrucción histórica del altiplano precolombino se realiza a través de una variedad de fuentes proporcionadas por científicos de distintas disciplinas.

    a chalkboard

    Cada una de ellas requiere su propia metodología, pero igual contribuye a definir algo de la realidad histórica, los resultados de una disciplina pueden reforzar lo que plantea la otra. Una recomendación útil es combinar todas las fuentes de las que disponga el investigador, así sus planteamientos y reconstrucciones ganan en validez. A tal manera de investigar podríamos llamarla "método interdisciplinario". Hecha esta aclaración, conozcamos las fuentes más importantes y conocidas de la historia maya.

    Para el conocimiento del período Postclásico una de las fuentes más importantes son los documentos coloniales. Hay que diferenciar entre los escritos por indígenas y los escritos por españoles. Curiosamente, los investigadores de documentos indígenas son llamados etnohistoriadores, como si fuera que los documentos españoles son más históricos que los de los escribanos indígenas. Soy el primero en admitir que ambas clases de documentos difieren bastante, sin embargo, para sus creadores eran igualmente de carácter histórico. Por ende, prefiero llamar a los investigadores como historiadores de ambos tipos de documentos.

    En el caso del Altiplano guatemalteco tenemos la ventaja de contar con gran número de documentos escritos por mayas. Empezaron a emerger aproximadamente treinta años después de la llegada de los españoles, en 1524. Son escritos en idioma indígena, pero con caracteres del alfabeto latino. Los funcionarios que antes de la conquista desempeñaban un oficio similar en la jerarquía maya, aprendieron el uso del alfabeto latín de los frailes y otros españoles. Lo emplearon para escribir sus propios documentos, la mayoría de los cuales están k'iche' y kaqchikel. Hay documentos escritos en poqom o q'eqchi' y es posible que en un futuro se encuentren nuevos manuscritos en otros idiomas.

    Dentro de los documentos indígenas más conocidos en k'iche' están el Popol Wuyj, Título de Totonicapán, Título de los Señores K'oyoi, Título real de don Francisco Izquin Nehayb, Título de Ilokab', Titulo de los Señores de Sacapulas, Título de los Indios de Santa Clara la Laguna y el Rabinal Achi. En kaqchikel el Memorial de Sololá, Título de Xpantzay y el Título de los del Pueblo de San Martín Jilotepeque. En poqomchí y q'ueqchi' el Testamento y Título de los Antecesores de los Señores de Cagcoh San Cristóbal Verapaz, Título del Barrio Santa Ana y el Documento sobre la Fundación de San Juan Chamelco.

    De gran valor son también los documentos escritos por españoles: cartas de conquistadores y frailes, juicios y residencias de jueces y cabildos, diccionarios y textos religiosos, monografías históricas y geográficas.

    Otras fuentes que deben ser mencionadas son: la etnografía y la lingüística. Existe todavía una gran riqueza de tradiciones entre la gente indígena de Mesoamérica. Aunque son ya más de cinco siglos desde la llegada de los españoles, las comunidades mayas han preservado sus leyendas orales, costumbres, baile-dramas y cuentos, que pueden proporcionar mucha información para entender el mundo prehispánico. El estudio de estas tradiciones es el trabajo del etnógrafo. En cuanto a la lingüística, el estudio de las lenguas o idiomas, nos interesa la lingüística histórica. Los lingüistas han desarrollado las herramientas para reconstruir la historia de un idioma, su origen y familia. Así se puede estimar en qué momento el grupo k'iche' se ramificó en las lenguas k'iche', kaqchikel, tz'utujil, Sacapulteco y otros. Esta metodología es otro instrumento para determinar y calcular fechas de procesos históricos.

    Ruud van Akkeren



    Transición entre el período Postclásico y la Sala Etnológica

    La sala del período Postclásico exhibe una muestra de estilos y formas cerámicas de varios sitios del altiplano y de las Tierras Bajas de Guatemala. Las cédulas que contiene la sala explican el colapso de las Tierras Bajas, la organización social y las relaciones entre sitios que surgen a raíz de la migración para las Tierras Altas de Guatemala, la arquitectura, el uso y desarrollo de la cerámica, los patrones funerarios y la religión, para concluir con las fuentes etnohistóricas.

    trancicion

    Ahora, el problema que se tiene es que inmediatamente se encuentra la Sala Etnológica que comienza con algunos de los rasgos que han prevalecido desde tiempos prehispánicos, como material para ceremonias, el uso del incensario, el cacao y el maíz y la cerámica de San Luis Jilotepeque y Chinautla. Luego sigue con la representación de maniquíes con textiles del área del Lago que se asocian con el diorama del lago de Atitlán, para continuar con otros dioramas (mercado, San Simón, instrumentos y danzas) y otros maniquíes vestidos con textiles de diferentes comunidades del altiplano guatemalteco. La exhibición termina con 16 vitrinas que contienen diferentes tipos de artesanías o productos culturales.

    Todo este material tiene que estar acompañado de información en forma de texto e imágenes, se tienen datos de los diferentes dioramas y de algunas artesanías, pero no se tiene el contexto histórico ni de donde "salió" todo esto.

    Es importante aclarar la situación para antes de la llegada de los españoles, el significado e impacto de la conquista, la colonización, el desarrollo de la historia en 500 años que no se ha podido explicar y su influencia cultural. Además, cómo y dónde surgen los 4 grupos culturales, los 21 grupos mayas y la historia detrás de los Xincas y Garífunas. Lo que habría que hacer es un relato histórico que una las dos salas en continuidad.

    Proceso: Escribir una hoja tamaño carta a Times New Roman tamaño 12 los siguientes temas:

    - Contexto y situación para antes de la conquista (su significado e impacto)

    - La colonización, Pueblos de Indios y todo este proceso

    - Origen del ladino, del mestizo y su relación con los mayas

    - Perspectivas de una nación multicultural

    Muchas Gracias.